jueves, 10 de marzo de 2011

El coche fantástico en Tokio

En un paseo por Ginza me encontré una réplica perfecta del coche de esa serie de televisión. Es relativamente sencillo hacerse con un Pontiac Firebird TransAm del 82, pero no tanto modificarle el capó para que luzca igualito que Kitt, y no hablemos ya del interior, con su panel de instrumentos lleno de lucecitas, volante aeronáutico, monitores, botoncitos mil...

Esta réplica es de lo más perfecta que se puede hacer. Exteriormente, salvo la matrícula no veo ninguna diferencia, y en el interior habría que comparar cuidadosamente para encontrar diferencias. Qué cosas...



1 comentario:

  1. Caramba... Ya solo te queda cruzarte con el Halcon Callejero.

    ResponderEliminar