martes, 11 de marzo de 2014

De Shinjuku a Yoyogi

Tal y como prometí hace un par de meses, he aquí mi periplo tokiota de enero convenientemente ilustrado:

 Aviso de ataque aéreo.

 Junto a las estaciones de tren de Shinjuku. Aquí coinciden varias líneas y estaciones de tres compañías distintas. No perdáis detalle de Tano, el perro verde.

 Cartelería múltiple que tanto me gusta.

 La gatita y su menú gourmet.

 No seas guarrongo y recoge lo que tu animalico va dejando por ahí...

 Esta casa es un cruce entre un búnker y una pieza de Tetris.

 Encantador autobús canificado.

 Ya no se hacen casas como las de antes. Afortunadamente.

 Nature rules.

Hasta me encontré una Ducati semiabandonada...

jueves, 20 de febrero de 2014

ChocoMucho

Evidentemente, con ese nombre debía comprarlo. Y comerlo después.

Y comí todo lo que había, y fue bueno en gran manera. 


viernes, 14 de febrero de 2014

Kawanishi Baika

Voy acelerando, todo hay que decirlo. Creo que hace dos años que empecé esta maqueta y ya está acabada. ¡Toda una plusmarca!

No me ha quedado para enmarcar, pero bueno, algo he experimentado. Por ejemplo, los hinomaru no son calcas, sino que los realicé pintando primero en rojo y enmascarando el círculo después. El tren de aterrizaje está basado en el de los Ki-115, también desechable, y lo realicé con acero, al igual que el tubo pitot, de una broca de 0,5 que se me rompió perforando los discos de freno de la última Ducati que hice. El motor lo hice totalmente de cero, pues el original era una pieza sólida de resina y los pulsorreactores son básicamente un tubo hueco. En el interior no añadí mucho detalle... tan sólo cinturones al asiento, un reposacabezas y un pequeño panel de instrumentos.

El color era algo que no tenía muy claro. La mayoría de las representaciones de este aparato, y no hay tantas, lo muestran con el típico color naval verde junto con gris en las superficies inferiores. He optado por no añadir las franjas amarillas de identificación en el borde de ataque, puesto que los Ohka tampoco las llevaban.

La calca de la flor, la única que venía con la maqueta, es demasiado gruesa y no se ablanda ni a tiros. Si hubiese tenido ánimos debería haber barnizado en brillo y luego en mate para disimularla, al igual que los hinomaru, y de paso dar algo de envejecimiento, pero mejor que no... no quiero meter la pata tras lo que me ha costado llegar aquí. Además, se supone que estos aparatos, si hubiesen sido fabricados, no habrían tenido tiempo de desgastarse.

Pues nada, ya he acabado mi primera maqueta de resina. Junto con la decena que tengo empezadas, tengo otras dos de resina, y ya sólo me falta hacer alguna vacuformada. Creo que la próxima será también otra de resina. No tendrá mucho detalle, pero hay que hacerle prácticamente de todo.








lunes, 10 de febrero de 2014

La gran nevada

Hace dos días nos pasó por encima un frente polar que trajo nevadas como hacía décadas que no se veían. Aquí en Yokohama no se alcanzaba este nivel de nieve desde hacía 45 años. A mí particularmente me gusta la nieve, pero por desgracia, 10 personas han muerto, una está grave y un millar han resultado accidentadas a consecuencia de la nevada.

Dejando aparte lo negativo, concentrémonos en lo agradable que es ver un paisaje nevado. Todo tiene sus problemas, hay que reconocerlo: no me gusta ir resbalando por ahí, o tener las perneras mojadas, pero... por primera vez en mi vida he hecho un proto-angel de nieve y he dejado que me caiga la nieve en la cara. También es cierto que cuando el viento se levantaba con fuerza, los jodíos copos cortaban como cuchillas.










viernes, 24 de enero de 2014

Paseo por Shinjuku

Hace tiempo que no me doy los paseos que solía, así que para recuperar la costumbre, me dí uno doble el otro día. Empecé en Shinjuku y acabé en Yoyogi. Veamos hoy unas pequeñas muestras de lo que podemos ver en Shinjuku, sobretodo, rascacielos:

 Este parece que tenga a Papá Noel sentado en la azotea.


 Aquí hay una tortuga trepando por la fachada cual Spiderman.

 Este edificio doble es el ayuntamiento de Tokio, y al tiempo, el gobierno prefectural.

 Un patio en Shinjuku...

 Aquí vemos el Mōdo gakuen kokūn tawā, un curioso rascacielos que alberga tres escuelas.

Y por fin visité esto. Llevaba queriendo verlo desde los tiempos de Densha otoko, cuando el pobre prota pilla una pulmonía esperando a la chica bajo la lluvia justo ahí.

sábado, 18 de enero de 2014

Ejemplo de pareidolia

Al menos, lo considero un ejemplo de tal. Como dicen por ahí, la pareidolia es un fenómeno psicológico consistente en que un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible.

No estoy seguro de que en este caso el efecto sea totalmente casual, sino que ha sido buscado. De todos modos, juzgad vosotros qué os parece la parte trasera de la chaqueta de esta chica...


lunes, 13 de enero de 2014

Mitsubishi F1M2-K de Fujimi

Por fin lo acabé, o casi. Lo cierto es que me falta ponerle la luz de posición trasera, que no la encuentro y no me siento con ganas de manufacturar. También debería ponerle el cableado del sistema de radio, y hasta su par de bombas de 60 kilos, pero de momento, así se queda.

El pobre hidro llevaba casi tres años sin avances, así que me puse a ello, oye, y acabé con lo poco que le faltaba, es decir, los flotadores auxiliares, un par de montantes entre el fuselaje y las alas inferiores, las carlingas y dos cables-riostra por lado.

He empleado cable de latón de 0,2 mm aunque creo que hubiese sido preferible usarlo de mayor diámetro, viendo algunas de las fotos del aparato real, donde estos cables parecían realmente tubos a juzgar por su grosor.

En fin, uno más a la saca, a ver si reduzco la cantidad de aparatos pendientes, que sigo comprando más de las que acabo. Al menos acabo de vender en una subasta los dos hidros gigantes que nunca hubiese podido acabar por falta de espacio, los Kawanishi H6K y H8K. No sé a por cual iré ahora... estoy dudando entre meterme con la construcción doble de dos hidros Zero de Nakajima, uno de ARII y otro de Hasegawa, o meterme con un Aichi M6A. La ventaja de este último es doble, ya que la calidad de la maqueta es excelente y si hago un destrozo no me va a doler tanto, porque aquí el precio es de tan sólo 756 yenes.